Pin It

Widgets

Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos

La playa de La Push, conocida como Rialto Beach, es singular por numerosas razones. Se encuentra en el condado de Clallam, en el estado de Washington, el punto más al noroeste del territorio continental de Estados Unidos, ubicado dentro del majestuoso Parque Nacional Olympic, uno de los enclaves naturales más bellos y extensos de Estados Unidos, declarado patrimonio de la humanidad y reserva de la biosfera por la Unesco. Las zonas costeras de este increíble entorno donde se ubica la playa de La Push integran un punto de paso de las ballenas en su larga peregrinación desde Siberia y Alaska. La playa se encuentra junto a la desembocadura del río Quillayute, siendo un lugar muy apreciado por los surfistas debido a sus fuertes corrientes y oleaje.

El sonido de las olas rompiendo y un cielo gris y tormentoso surcado por decenas de aves marinas nos dan la bienvenida a esta media luna costera, ubicada en el salvaje litoral de la Península Olímpica, que ha sido el hogar de la tribu de los Quileute durante más de mil años. Un enclave colmado de naturaleza y leyenda, azotado por vientos de hasta ciento setenta kilómetros por hora, donde colosales troncos de extintos árboles descuellan soterrados sobre sus arenas, hacinados unos sobre otros, modelando un paisaje inverosímil.

Al igual que muchos nativos de la costa noroeste de Estados Unidos en la época precolonial, los Quileute dependían de la pesca en los ríos de la zona y el Océano Pacífico para su supervivencia. Esta tribu fue en su día conocida por ser grandes cazadores de ballenas, que construían sus grandes embarcaciones y sus casas comunales para protegerse de los duros inviernos con los enormes árboles del Parque nacional Olympic, que descendían arrastrados por la fuerte corriente del río Quillayute hasta la playa, desrraizados de su entorno por el empuje de los glaciares, convirtiendo el litoral en un cementerio secular de estos grandes colosos sin vida, confiriendo a la playa de La Push un aspecto tan bello, espectral y sobrecogedor. Un auténtico camposanto de seres centenarios mermados y consumidos por la erosión de viento y mar.


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Charles


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Nam-ho Park


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Sarah and Jason


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Sarah and Jason


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Sarah and Jason


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Johan Wieland


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Paul Schultz


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Sarah and Jason


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Brett Holt


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
pfly


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Paul Schultz


Playa de La Push, Washintong, Estados Unidos
Mr Phil Price