Pin It

Widgets

El Bosque Encantado de Yakushima, Japón

La isla de Yakushima forma parte del archipiélago de las islas Osumi, al noroeste del océano Pacífico, formando parte del territorio de Japón. La isla de Yakushima está cubierta en gran parte por exuberantes bosques primarios, que sirvieron de inspiración a Hayao Miyakazi para la creación de su obra maestra, La Princesa Mononoke. La isla se caracteriza por sus bellas zonas montañosas que nos trasladan bruscamente de climas subtropicales a zonas subalpinas, como si todas las variaciones del clima japonés se encontraran condensadas en esta pequeña isla. El denso bosque que ocupa la zona norte es el lugar más húmedo de Japón y cuenta con uno de los índices de precipitaciones lluviosas más altos del planeta. Este bosque es muy antiguo, característico de los climas templados y húmedos, donde crecen los imponentes sugis, nombre con el que se conocen coloquialmente a los cedros japoneses endémicos de la región, denominando como yakusugis a aquellos que tienen más de mil años de antigüedad, venerados como árboles sagrados en el pasado. Algunos de estos seres milenarios han adquirido nombre propio, como el Jōmon Sugi, el árbol más antiguo de la isla, con una edad estimada entre los dos mil y siete mil años. Este enclave natural de excepcional belleza fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en el año 1993.

Yakushima integra un punto de convergencia de la región biológica paleoártica y oriental, albergando una flora sumamente rica que engloba casi dos mil especies y subespecies, de las cuales noventa y cuatro son endémicas de la isla, un vestigio del antiguo bosque que cubría la región en el pasado. Otra característica distintiva de la vegetación es la abundancia de epífitas o plantas aéreas, que abundan en las zonas más elevadas de la isla, pugnando entre sí por gozar de una posición privilegiada y dotando al bosque de gran belleza.

Los bosques de Yakushima parecen trasladarnos a un ámbito fábulesco, un bosque arcaico y encantado envuelto en una sempiterna lluvia, donde la bruma y los arroyos cercan los árboles milenarios que enredan el paisaje con sus raíces nudosas y sus formas inverosímiles, donde proliferan los musgos, líquenes, hongos y helechos que invaden hasta el último rincón de este denso bosque colmado de espiritualidad y misticismo.


Isla de Yakushima, Japón
Casey Yee


Isla de Yakushima, Japón
Casey Yee


Isla de Yakushima, Japón
Casey Yee


Isla de Yakushima, Japón
Casey Yee


Isla de Yakushima, Japón
Casey Yee


Isla de Yakushima, Japón
Kabacchi


Isla de Yakushima, Japón
Kabacchi


Isla de Yakushima, Japón
Allison Yoshimura


Isla de Yakushima, Japón
Kabacchi


Isla de Yakushima, Japón
Olivier Lejade


Isla de Yakushima, Japón
Olivier Lejade


Isla de Yakushima, Japón
Darren Inouye