Pin It

Widgets

La Umbría Selva de Hoh

La selva de Hoh se ubica en el estado de Washington, en Estados Unidos y forma parte del Parque Nacional Olympic, en al área del valle del río Hoh. Esta hermosa reserva de la naturaleza es una zona muy húmeda, que registra grandes precipitaciones lluviosas que la convierten en un enclave de frondosa vegetación, donde todas las superficies de los árboles, vivos o muertos, son tapizadas por un manto de vida vegetal, donde hongos, musgos y líquenes crecen entre árboles centenarios y llegan a formar húmedos rosarios que descienden de las ramas, confiriéndole su aspecto de bosque umbrío y primitivo. 

El río Hoh, se origina en el glaciar de su mismo nombre, en el Monte Olympus, y fluye hacia el oeste entre las montañas y bosques del Parque Nacional Olympic hasta desembocar finalmente en el Océano Pacífico, donde se encuentra la reserva de los indios Quileute y la playa de La Push. El valle por el que discurre el río se formó hace miles de años debido a la erosión de los glaciares y actualmente es la región más húmeda de la parte continental de los Estados Unidos.

Los inviernos suaves, los veranos frescos y las grandes precipitaciones anuales propulsan el crecimiento de las coníferas gigantes de la zona, como la Tsuga del Pacífico o la Pícea de Sitka, que llega a alcanzar en esta zona la increíble altura de noventa y cinco metros y más de siete metros de diámetro. Una plétora de helechos y plantas compiten por el espacio en el suelo del bosque, aprovechando cualquier soporte para elevarse sobre sus rivales, lo que propicia la abundancia de epifitas o plantas aéreas que no enraizan en el suelo, convirtiéndo a la selva de Hoh en uno de los más espectaculares ejemplos de bosques templados del mundo, un extraordinario habitat que cobija al lince rojo, el puma, el alce de Roosevelt o el oso negro.

La selva de Hoh constituye un bosque arcaico y bello, exuberante, donde los árboles muertos se degradan lentamente propiciando nueva vida en un ciclo eterno, donde un río que nace entre glaciares y montañas arrastra árboles centenarios que forman presas naturales, creando tranquilos estanques que propician la escalada del salmón desde el océano, atrayendo al bosque el alimento y la riqueza del mar. La Selva de Hoh integra un enclave de asombrosa y delicada belleza, una conjunción de caprichos de la naturaleza, una simbiosis perfecta entre lluvia, océano, río, montañas y glaciares.


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
John Walker


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
John Walker


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Agathe


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Paul Brockmeyer


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Adam Kinney


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Schuyler Erle


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Adam Kinney


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Adam Kinney


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Andrew Bowman


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Alex Grande


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
Glenn Scofield Williams


La Selva de Hoh, Parque Nacional Olympic, Washington, Estados Unidos
iris