Pin It

Widgets

Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar

El Parque Nacional de Ankarafantsika se encuentra al noroeste de Madagascar, en la región tropical de Boeny, situado entre el río Betsiboka al oeste y el río Mahajamba al este, abarcando un área de más de ciento veinte mil hectáreas de densos bosques, humedales, sabanas, lagos, zonas rocosas y pantanos, integrando un punto crítico de conservación para las aves y los lémures que lo habitan. Una pequeña zona del parque está compuesta por tierras de cultivo de la tribu sakalava, el grupo étnico predominante en el parque. 

La flora de Ankarafantsika comprende especies propias de los bosques tropicales secos, que se caracterizan por la privación de sus hojas en la estación seca para reducir la pérdida de agua por evapotranspiración, algunos árboles, como los baobabs, almacenan grandes cantidades de agua en sus troncos bulbosos. La flora de Ankarafantsika cuenta con más de ochocientas especies, muchas de ellas endémicas de Madagascar, como resultado de su aislamiento continental, como el árbol cedrelopsis grevei, conocido en idioma malgache como Katrafay, cuya corteza y hojas se utilizan para la producción de un aceite que se emplea en la medicina tradicional para aliviar la malaria, la fiebre y la fatiga muscular, así como la poupartia sylvatica o sakoanala, un gran árbol que puede alcanzar los treinta y cinco metros de altura, característico por sus brotes llamativos que florecen entre septiembre y octubre, además de los tonos grises con manchas blancas de su tronco, que rezuma latex rojizo al ser raspado. 

En el Parque Nacional de Ankarafantsika se han identificado un total de ciento veintinueve especies de aves, setenta y cinco de las cuales son endémicas de la zona, como el vanga rufo o el falco zoniventris, así como la garza malgache y el pigargo malgache, en grave peligro de extinción. La diversidad de su fauna también acoge a más de diez especies de anfibios y cuarenta y cuatro especies de reptiles, como la tortuga de cabeza ancha de Madagascar (Erymnochelys madagascariensis), la boa terrestre de Madagascar, el camaleón rinoceronte (Furcifer rhinoceratus) o los camaleones del género brookesia, los más pequeños del mundo. Otra de las razones por la que los turistas visitan Ankarafantsika es la posibilidad de contemplar a las ocho especies de lémures que habitan en el parque, dos de ellas pertenecientes al género microcebus, los simios más pequeños del planeta, conocidos vulgarmente como lémures ratón, que viven en pequeñas comunidades que siguen a un macho dominante, se alimentan de frutos e insectos, superando apenas los veinte centímetros de longitud incluyendo la cola, con un peso de entre cuarenta y setenta gramos.

Dentro de los límites del parque se encuentra el lago Ravelobe, un verdadero paraíso para los amantes de las aves, considerado un lugar sagrado por los sakalava, donde anualmente se realiza un ritual consagrado a sus ancestros. Los cocodrilos del lago también son considerados sagrados, conocidos por el nombre de mampisento, que puede traducirse como "aquellos que suspiran", sacrificando cada año a varios cebúes para ofrecerlos a estos grandes reptiles semiacuáticos. La leyenda de los cocodrilos mampisento se remonta a los tiempos del rey Andriamisondrotramasinarivo del linaje Marambitsy, que no deseaba la anexión de sus territorios al Reino de Merina, durante el reinado de Radama I, forzando su suicidio y el de su familia arrojándose al lago. Al parecer uno de los guardianes del séquito del rey se negó a seguir el delirante juicio de su amo y poco después de su muerte, los lugareños pudieron observar en las orillas del lago a uno de los cocodrilos que suspiraba con gran pesar sirviéndose de la voz del fallecido. Históricamente, el lago toma su nombre del líder local llamado Ravelobe, que formó un grupo de rebeldes en la zona de Garafantsy que se dedicaban a robar y a asaltar a los visitantes, tras la negativa de los colonos franceses ante su petición de administrar el acantonamiento de Ambatoboeny.

Ankarafantsika es un vocablo malgache, la lengua malayo-polinesia mayoritaria de Madagascar, que se deriva de Garafantsy, que puede traducirse como "montaña de espinas", integrando uno de los últimos bosques secos caducifolios de Madagascar, pues en su mayoría han sido destruidos por la agricultura itinerante de subsistencia. Ankarafantsika alterna climas estacionales lluviosos con climas secos más prolongados, constituyendo un enclave natural único de la ecozona afrotropical que sustenta una rica flora y fauna que han evolucionado paralelamente en su destierro continental, una ecorregión de valor natural inestimable que actualmente se encuentra clasificada en peligro crítico de desaparación.


Lago Ravelobe, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Copsychus albospecularis, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Propithecus Sifacas, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Bbaobabs, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Eurystomus glaucurus, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Lago Ravelobe, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Lepilemur edwardsi, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Camaleón de Oustalet, Furcifer oustaleti, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Araña lanzadora de tela, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen


Uroplatus, Parque Nacional de Ankarafantsika, Madagascar
Frank Vassen