Pin It

Widgets

Los árboles gigantes de Cathedral Grove

Al igual que otros bosques de árboles gigantes en Norteamérica, Cathedral Grove es una reliquia de un hermoso pasado donde extensos ecosistemas eran dominados por estos colosos centenarios, muchos siglos antes de la colonización y la tala industrial. Cathedral Grove conforma el vestigio de un antiguo bosque de abetos de Douglas en la isla de Vancouver, en la Columbia Británica de Canadá. Muchos de estos gigantescos árboles rondan los ocho siglos de antigüedad, alzándose más de setenta metros de altura y con un diámetro de nueve metros, formando hermosas bóvedas vegetales que se enredan entre si, evocando las cúpulas de las grandes catedrales europeas. Desgraciadamente, estos longevos colosos son los únicos supervivientes de un incendio forestal que arrasó la zona hace unos trescientos cincuenta años, además de padecer la deforestación llevada a cabo por los europeos que colonizaron la isla de Vancouver en 1849. Un tesoro biológico que había sido conservado y honrado por los pueblos indígenas durante casi mil años.

Antes de la llegada del hombre blanco, estos árboles proporcionaban a los nativos cuanto necesitaban, por lo que eran respetados y venerados, elaborando con su madera canoas para recorrer las aguas costeras, así como la construcción de sus casas o las máscaras de danza para evocar el mundo de los espíritus. En muchos de estos árboles todavía pueden observarse evidencias de la ocupación indígena, como las tuyas gigantes a las que se les ha quitado la corteza, testimonios de su presencia en los bosques que se remontan al año 1137. Esta corteza interior la empleaban para tejer esteras y cestas, así como cuerdas de gran resistencia. Además, también empleaban esta madera para fines ceremoniales, tallando grandes y majestuosos totems que en la actualidad se conservan en el Museo de Antropología de Vancouver, famoso por su excepcional colección.

Cathedral Grove se encuentra dentro del parque provincial MacMillan, ubicado en la orilla occidental del Lago Cameron y custodiando el delta del río Cameron, conocido por la abundancia de sus truchas. A través de los bosques del parque podemos observar la transición entre el clima seco costero que caracteriza el litoral de la zona este de la isla de Vancouver y las áreas más húmedas que se encuentra en la costa oeste, con una flora caracterizada por las diversas especies de árboles de crecimiento lento como la tuya gigante, el arce de Oregón, la tsuga del Pacífico o el abeto gigante. Además, el parque es el hogar de varias especies de aves, como los búhos o pájaros carpinteros, así como diversos mamíferos, como el oso negro, el alce o el puma.

Los grupos ecologistas advierten que aunque la mayoría de los árboles que superan los cinco siglos se encuentran protegidos en nuestro planeta, en la zona de la Columbia Británica no cuentan con protección real contra los ataques industriales, aún teniendo en cuenta que algunos de estos árboles pueden contar con casi dos mil años, por lo que consideran sumamente ineficaz la administración del parque, que ha sufrido numerosas tragedias ecológicas en los últimos ciento cincuenta años, viendo como desaparecía el noventa y siete por ciento de este bosque ancestral. En la costa noroeste de la isla podemos encontrarnos con un gran cementerio de árboles centenarios, talados por la industria maderera y amenazados por el propio gobierno de la Columbia Británica, que ha intentado en dos ocasiones construir un gran aparcamiento para comercializar este santuario de la naturaleza. Estos árboles sin vida nos proporcionan una idea de la magnificencia del patrimonio natural irreemplazable que ha sido saqueado para lucrar a unos pocos, sin albergar preocupación alguna por las generaciones venideras. Los miembros de la asociación ecologista Friends of Cathedral Grove luchan por preservar a estos amenazados gigantes, testigos de lo que un día fue la grandeza natural de los bosques de la Isla de Vancouver. Un lugar que en el año 2007 fue seleccionado finalista como una de las siete maravillas naturales de Canadá.


Los árboles gigantes de Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Sang Trinh


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
David J Laporte


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Sang Trinh


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Roland Tanglao


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Roland Tanglao


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Roland Tanglao


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Roland Tanglao


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Brian Chow


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Brian Chow


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Kim


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Chris Huggins


Cathedral Grove, Isla de Vancouver, Canadá
Hideyuki Kamon