Pin It

Widgets

De Landmannalaugar al valle de Thórsmörk: Tras la belleza de Islandia

En nuestra entrada de hoy os traemos veinte imágenes que capturan la belleza natural de una de las rutas más famosas de Islandia, desde Landmannalaugar, situada al sur del volcán Hekla, en las Tierras Altas, hasta el verde valle de Thórsmörk, finalizando el viaje en la célebre catarata de Skógafoss, en la costa sur, que desciende sesenta metros desde lo alto de un acantilado. Un recorrido a través de cincuenta y tres kilómetros y una gran variedad de paisajes, desde montañas multicolores de riolíta a negros desiertos volcánicos o imponentes glaciares. Un peregrinaje de cuatro días que comienza en el valle geotérmico de Landmannalaugar.

El área de Landmannalaugar se ubica en las denominadas Tierras Altas de Islandia, que comprenden hermosos desiertos volcánicos deshabitados, tan sólo accesibles de junio a agosto, pues el resto del año las carreteras se encuentran cerradas. Para acceder a ellas se requieren vehículos de tracción a las cuatro ruedas, pues los senderos vadean cauces de ríos y atraviesan campos de cenizas volcánicas. La zona de Landmannalaugar alberga una serie de elementos geológicos inusuales, como las montañas de riolita, que presentan una amplia gama de colores, desde el amarillo al púrpura, el azul, el blanco o el negro. Entre estas famosas elevaciones destacan el Bláhnjúkur, un volcán que se alza 940 metros de altura y cuyo nombre podría traducirse a nuestro idioma como "pico azul", y el Brennisteinsalda u "ola de azufre", encontrándose enfrente de un campo de lava de obsidiana, y que es, posiblemente, el volcán más colorido de Islandia, con sus faldas teñidas por el azufre, además del verde del musgo, el azul y el negro de la lava o los rojizos tonos del hierro.

Continuando la marcha hacia nuestro destino en el sur, junto al océano Atlántico, nos encontramos con el idílico paisaje del lago de Alftavatn. Un lago que toma su nombre de los cisnes cantores que lo habitaban en el pasado. Este hermoso y profundo lago se asienta en un verde valle, flanqueado por altas montañas a ambos lados. Un lugar que cuenta con cabañas y refugios para acomodar a los excursionistas antes de proseguir su marcha hacia los negros desiertos volcánicos de Emstrur, donde se alzan en contraste con sus oscuros tonos las verdes colinas. Emstrur se encuentra al noroeste del glaciar Mýrdalsjökull y a través de sus rutas deberemos vadear diversos ríos y un mar de negra arena. Desviándonos de nuestra senda hacia la derecha, tendremos la oportunidad de contemplar el cañón Markarfljótsgljúfur. Un lugar donde el río Markarfljót, con una longitud cercana a los cien kilómetros, ha forjado este cañón que se alza cerca de doscientos metros de altura desde el cauce. Un imponente abismo que podremos divisar desde sus cimas, contemplando a los fulmares boreales surcando los aires entre los imponentes muros de roca. A partir de Emstrur la vegetación irá en aumento, presagiando la cercanía de los verdes y frondosos valles de Thórsmörk, a los pies del famoso volcán Eyjafjallajökull, sepultado bajo el manto de hielo de un glaciar que lleva su mismo nombre.

Thórsmörk es una montaña islandesa que recibe su nombre del dios del trueno en la mitología nórdica, Thor. Aunque Thórsmörk podría traducirse como "el bosque de Thor", su nombre designa estrictamente a la montaña situada entre los ríos Krossa, Thröngá y Markarfljót, pero comúnmente se emplea para describir un área más amplia que incluye la región entre la montaña y el glaciar Eyjafjallajökull. En el valle de Thórsmörk, el río Krossa serpentea entre gargantas y montañas, un valle que se encuentra guarecido entre glaciares, por lo que su clima es más cálido que en otras zonas del sur de Islandia. En este resguardado valle es habitual encontrar sus gargantas y laderas tapizadas con musgos, helechos, abedules y pequeños arbustos que tiñen de verde sus volcánicas tierras. Un hermoso paisaje protegido por múltiples y peligrosos vados, recorriendo cañones, ríos y cascadas que discurren entre las cumbres de los picos cercanos.

Finalmente y culminando este peregrinaje a través de la naturaleza, acompañaremos el descenso del río Skógar y las veinticuatro cascadas que nos brinda su recorrido, terminando la ruta en la célebre catarata de Skógafoss, que pondrá el punto y final hasta esta ruta que atraviesa la tercera zona geotérmica más grande del mundo. Un paisaje en constante cambio, forjado por el hielo de los glaciares y el fuego de los volcanes, que pone de manifiesto la belleza natural de Islandia. Uno de los paisajes más jóvenes, insólitos y extraordinarios de nuestro planeta.


Trekking. De Landmannalaugar al valle de Thórsmörk: Los paisajes de Islandia
Mekanoide



Didier Baertschiger


Glaciares cerca de Landmannalaugar. Las Tierras Altas de Islandia
Dimitry B.



M S



Alexander Hahn



Alexander Hahn



christoph.G.



christoph.G.


De Landmannalaugar al valle de Thórsmörk: Los paisajes de Islandia
christoph.G.


Landmannalaugar. Las Tierras Altas de Islandia
Teemu Hauhia


Landmannalaugar. Las Tierras Altas de Islandia
pavel karafiát



Geri



Bruce McAdam



Geri


Volcán Brennisteinsalda. Landmannalaugar. Las Tierras Altas de Islandia
Geri



Famille Perrin-Langlet


Catarata de Skógafoss. Río Skógar, Islandia
CGP Grey


Cascada de Skógafoss. Río Skógar, Islandia
Johan Wieland


Catarata de Skógafoss. Río Skógar, Islandia
CGP Grey


Cascada de Skógafoss. Río Skógar, Islandia
Peter de Ruiter