Pin It

Widgets

El parque nacional del lago Clark: La esencia de Alaska

El parque nacional del lago Clark se ha granjeado el apelativo de "The essence of Alaska", pues concentra en un área relativamente pequeña una gran variedad de características que no se encuentran en ningún otro parque nacional ubicado en este inmenso estado norteamericano, el mayor por superficie total del país. Un parque nacional que concentra dentro de sus límites la unión de tres cadenas montañosas: la cordillera de Alaska, la cordillera Aleutiana y las accidentadas montañas Chigmit del propio parque, así como dos volcanes activos, el Iliamna y el Redoubt, una costa boscosa en el este y una vasta meseta de tundra en el oeste, además de diversos lagos de montaña dominados por los hermosos tonos turquesa. Unos lagos alpinos que integran las zonas de desove donde los salmones acuden tras remontar estuarios de marea y ríos, portando con ellos la riqueza del mar que sirve de alimento a las grandes poblaciones de osos grizzly. Un lugar en el que los glaciares serpentean descendiendo los valles donde se une la cordillera de Alaska, al norte, y la cordillera Aleutiana, al sur. Donde los blancos pelajes de los carneros de Dall se confunden con los tonos de una nieve que comparte estas escabrosas laderas con delicadas flores silvestres.

Esta región ha sido habitada de forma continuada por los hombres desde la prehistoria temprana, aunque en la actualidad continua estando escasamente poblada por los seres humanos. Un parque nacional inaccesible por carreteras o caminos, pues no existe senda alguna que nos lleve por tierra a estos agrestes territorios, siendo el hidroavión el medio de transporte más empleado. Un lugar de belleza superlativa que conforma uno de los parques menos visitados de todo el Sistema de Parques Nacionales de los Estados Unidos, presentando una media de poco más de cinco mil visitantes por año, lo que nos proporciona una idea de lo remoto, bello y salvaje de estas vírgenes tierras.

El Parque Nacional y Reserva del Lago Clark fue creado para proteger la inmensa belleza natural de sus montañas, volcanes, glaciares, cascadas y ríos salvajes, como el Tlikakila, el Mulchatna y el Chilikadrotna, que forman parte de la red hidrológica protegida por el National Wild and Scenic Rivers System de los Estados Unidos. Un lugar que alberga increíbles poblaciones de peces que se suman a su gran diversidad de fauna, así como cuencas hidrográficas esenciales para el desarrollo del salmón rojo y la continuidad del estilo de vida tradicional de los athabasca que habitan esta zona, conocidos como Dena’ina, quienes han vivido en la región del Lago Clark durante miles de años y lo conocen como "Qizhjeh Vena", o "el lugar donde la gente se reunió". Un pueblo que depende de estas tierra para su supervivencia, tal y como lo hicieron sus antepasados​​, practicando una cultura de subsistencia.

Dentro de los límites del parque se encuentran los célebres Lagos Gemelos o "Twin Lakes" de Alaska, donde un vasto lago superior se extiende a lo largo de diez kilómetros de longitud, mientras el lago inferior a lo largo de poco más de seis, separados entre sí únicamente por un estrecho canal donde combinan sus aguas. Un área remota y despoblada donde se encuentra la solitaria cabaña de madera construida a mano por el naturalista Richard Proenneke, quien pasó allí la mayor parte de los últimos treinta años de su vida. Un lugar donde halló el recogimiento espiritual a través de la contemplación de la naturaleza. Una experiencia que se prolongó durante tres décadas y que fue recogida en el libro "One Man's Wilderness: An Alaskan Odyssey", publicado en el año 1973 por Sam Keith, a partir de los diarios y fotografías de Proenneke, donde describía la esencia del parque nacional y de la propia Alaska. Un lugar donde sentirse en comunión con la naturaleza, donde observar a los osos grizzly pescando en los arroyos, o a los cisnes silbadores deslizarse con elegancia a través de las aguas de los pantanosos estanques, o donde quizás escuchar a las manadas de lobos aullar en las noches de frío invierno.


Twin Lakes. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska..
Caitlin Marr


Twin Lakes. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Caitlin Marr


Conexión entre los Twin Lakes. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Potentilla en la Montaña Tanalian. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Osos grizzly en el  Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Somorgujo en el Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Twin Lakes. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Caitlin Marr


Osos grizzly en la marisma de Chinitna Bay. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Oso grizzly dirigiéndose a la playa en Silver Salmon Creek. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Eriophorum en el lago inferior de los Twin Lake. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska
Lake Clark National Park & Preserve


Flor de Caltha palustris en el Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Vista aérea de las Cataratas Tanalian. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Ryjil Christianson


Lago Telaquana. Parque nacional y reserva del lago Clark. Alaska.
Lake Clark National Park & Preserve


Montañas Chigmit. Alaska.
Bryan Wilkins


Montañas Chigmit. Alaska.
Bryan Wilkins


Fumarola en el Monte Redoubt, Alaska.
Cyrus Read, AVO/USGS