Pin It

Widgets

Eldgjá: El cañón de fuego

Eldgjá podría traducirse al idioma español como "cañón de fuego". Un término apropiado para describir al mayor cañón volcánico de la Tierra. Una gigantesca fisura que fue descubierta en el año 1893 por Þorvaldur Thoroddsen, extendiéndose a lo largo de cuarenta kilómetros dominados por alargados cráteres y gargantas, ubicados al suroeste del glaciar Mýrdalsjökull y al noreste del Vatnajökull, al sur de Islandia. La propia garganta del Eldgjá se ubica en el corazón de esta inmensa grieta, con una longitud de ocho kilómetros de largo, alcanzando más de doscientos metros de profundidad y hasta seiscientos de ancho. Esta gigantesca fisura fue causada por una serie de colosales erupciones, aunque la primera documentada data del año 934, en la que se estima que unos 19 km³ de magma y 219 millones de toneladas de azufre fueron escupidos de las entrañas de la tierra, provocando una de las mayores erupciones de lava basáltica registradas en la historia, tal y como atestigua el área del campo de lava, que abarca unos 781 km², integrando uno de los más vastos del planeta. Formando parte de este increíble entorno y resguardada en el interior del cañón, la cascada de Ófærufoss se suma a la belleza a este increíble paisaje forjado por las violentas erupciones y el fluir de los extensos ríos de lava.

El origen de este inmenso cañón está ligado al movimiento de placas, pues Islandia se encuentra dividida por la Dorsal Mesoatlántica, una placa tectónica divergente ubicada a lo largo del fondo del océano Atlántico, separando en el Atlántico norte las placas euroasiática y norteamericana. El movimiento de estas placas permite al magma salir a la superficie. Una superficie que en Islandia se encuentra cubierta por mantos de hielo. Cuando la lava alcanzó la superficie, las gruesas capas de este hielo se fundieron, y esta agua deshelada buscó rápidamente su camino hacia el océano. Un camino que más tarde siguió la lava, dando forma al cañón.

La mayor parte de los cañones creados por los flujos de agua que podemos contemplar en nuestro planeta describen formas sinuosas y se formaron a lo largo de los siglos, gracias a la paciente mano de la erosión. En cambio, el cañón del Eldgjá se creó en apenas unas semanas, describiendo casi una línea recta, pues la lava derritió las rocas en su camino hacia el mar. Otra de las peculiaridades del cañón es su propio fondo, pues su suelo es casi plano. En las gargantas moldeadas por el agua raramente puede encontrarse un lecho plano, aunque sí en Eldgjá, como resultado de esta lava solidificada.

El Eldgjá y el volcán Katla forman parte de un mismo sistema volcánico, catalogado como monumento natural protegido. Un lugar tan sólo accesible con vehículos todoterreno, lo que no impide que muchos aficionados al trekking puedan recorrer la belleza de esta inmensa fisura y la historia geológica del mayor cañón volcánico del planeta. Una ruta que tiene su colofón al alcanzar la cascada de dos niveles de Ofaerufoss, que hasta el año 1993 lucía un hermoso arco natural que la franqueaba, aunque terminó por sucumbir a la fuerza de las aguas del deshielo. Una demostración más de los constantes cambios del joven paisaje islandés, forjado por el hielo de los glaciares y el fuego de los volcanes.


Eldgjá: El cañón de fuego. Islandia.
a(-_-)c


Eldgjá: El cañón de fuego. Islandia.
a(-_-)c


Eldgjá: El cañón de fuego. Islandia.
a(-_-)c


Eldgjá: El cañón de fuego, Islandia.
Borvan53


Eldgjá: El cañón de fuego, Islandia.
Borvan53


Eldgjá: El cañón de fuego, Islandia.
Borvan53


Eldgjá: El cañón de fuego, Islandia.
Borvan53


Eldgjá: El cañón de fuego, Islandia.
Borvan53


Eldgjá: El cañón de fuego. Islandia.
karawho


;Eldgjá: El cañón de fuego. Islandia.
karawho


Eldgjá: El cañón de fuego. Islandia.
a(-_-)c


Eldgjá: El cañón de fuego. Islandia.
a(-_-)c