Pin It

Widgets

Wrangell-San Elías: El mayor parque nacional de Alaska

El parque nacional Wrangell-San Elías se ubica en el sur de Alaska, integrando, con una superficie de 53.321 km², el más extenso de todos los parques nacionales de Estados Unidos. Para que nos hagamos una idea, este parque nacional es mayor en tamaño que algunos países como Eslovaquia o Costa Rica. Esta inmensa reserva natural protege la zona del monte San Elías, el segundo pico más alto del país tras el majestuoso monte Denali, del que ya hemos hablado en una de nuestras anteriores entradas. La diversidad del paisaje del parque y la compleja historia geológica y ecológica se reflejan también en la heterogeneidad de su fauna y flora. Un parque nacional que abarca cuatro sistemas montañosos, tres zonas climáticas y siete ecorregiones. Un lugar donde convergen las cordilleras de Chugach, Wrangell y San Elías, lo que le ha granjeado el sobrenombre de "el reino de las montañas de América del Norte".

Una reserva natural que conforma el hogar de los denominados bosques boreales o taiga. Un bioma caracterizado por sus formaciones boscosas de coníferas, integrando la mayor masa forestal del planeta. Una inmensa área biótica que se extiende desde Siberia y la Rusia europea al norte de Europa, desde el norte de Canadá al estado de Alaska, cubriendo aproximadamente el trece por ciento de las tierras emergidas de nuestro planeta. Además, en el parque nacional Wrangell-San Elías el paisaje se muestra dominado por las poderosas fuerzas geológicas que impulsan la colisión de placas tectónicas, moldeando sus relieves y su montañosa orografía, a lo que hay que sumar el poder de erosión de los ríos que fluyen con la fuerza implacable del deshielo y el avance de los glaciares y campos de hielo. Una tierra caracterizada por su actividad sísmica, especialmente en la región costera, donde en el pasado siglo XX se registraron terremotos de magnitudes entre 7,7 y 9,2 en la escala sismológica de Richter, siendo el último de ellos el terremoto que tuvo lugar en San Elías en el año 1979 y que alcanzó una magnitud de 7.9. Igualmente, en el parque nacional es posible contemplar antiguos mantos de ceniza junto a los volcanes, siendo la mayoría de los volcanes de Wrangell volcanes en escudo con grandes calderas de hundimiento en sus cumbres. Todos, salvo el propio Monte Wrangell, han sido moldeados por los glaciares, que han pronunciado los suaves relieves que suelen caracterizar a estos jóvenes volcanes.

El Parque y Reserva Nacional Wrangell-San Elías da cobijo a una de las mayores concentraciones de carneros de Dall en América del Norte, además de muchas otras especies de mamíferos, como la cabra de montaña, el caribú, el alce americano o el bisonte, así como al oso pardo y negro, que tienen su fuente principal de alimento en las aguas del parque donde desovan tres tipos de salmón: El rojo, el plateado y el rosado. Además, el parque también integra el hogar de las nutrias de río, los zorros, los lobos o las liebres nivales, entre muchos otros. Las áreas de la cuenca del río Copper y la bahía Yakutat conforman importantes rutas migratorias para una gran cantidad de aves, pues las áreas de tierras pantanosas les brindan hogares de temporada donde anidan los gansos o los cisnes trompeteros, además de muchas otras aves, como las águilas calvas y doradas o los halcones peregrinos. Otros de estos hermosos animales vertebrados residen durante todo el año en las tierras del parque, tales como el gallo siberiano, los azores o el propio búho americano.

Wrangell-San Elías conforma una inmensa reserva natural donde la vida se encuentra asociada con sus muy diversos accidentes geográficos, con sus zonas montañosas, con sus dunas de arena, sus volcanes de barro, sus mantos de ceniza volcánica, sus áreas de piedra caliza o sus imponentes acantilados que miran al sur, hacia las frías aguas del Golfo de Alaska. Unas tierras vírgenes que atesoran la belleza de Alaska. Una reserva natural que junto con el Parque Nacional de la Bahía de los Glaciares, también en Alaska, y sus vecinos parques canadienses, el Parque Nacional y Reserva Kluane y el Parque natural de Tatshenshini-Alsek, fueron declarados patrimonios mundiales para conformar el área natural protegida internacionalmente más gran en nuestro planeta.


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Volcán Skookum. Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Monte Blackburn. Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Glaciar Hubbard. Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Canyon Creek. Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve


Parque nacional y reserva Wrangell-San Elías. Alaska. Estados Unidos.
Wrangell-St. Elias National Park & Preserve