Pin It

Widgets

Waimea: El Gran Cañón del Pacífico

El cañón de Waimea, ubicado en la zona oeste de la isla de Kauai, es también conocido como "El Gran Cañón del Pacífico". Aunque no es tan vasto o tan antiguo como el Gran Cañón del Colorado, integra una auténtica maravilla geológica de las islas de Hawai, pues durante siglos, el río Waimea ha horadado con su caudal estas rocas volcánicas, dando forma a uno de los cañones más pintorescos del mundo. Con un recorrido de dieciséis kilómetros y una caída de alrededor de novecientos metros, este hermoso cañón del Pacífico ofrece vistas panorámicas de sus coloridos cerros y crestas, escarpados riscos y profundos desfiladeros salpicados por la verde vegetación.

El vocablo hawaiano "waimea" podría traducirse como "agua rojiza", en clara referencia a las aguas del río que se internan por estas erosionadas tierras de tonos encarnados. Un caudal que se ve acrecentado debido a las extremas precipitaciones que tienen lugar en el Monte Wai'ale'ale, ubicado en el interior de la isla de Kauai, conformando uno de los lugares más lluviosos del planeta, con un promedio de 11.500 mm de agua caída desde 1912, además de un récord de 17.300 mm registrado en el año 1982. Aunque el cañón no solo se formó por este constante proceso de erosión, sino también por un colapso catastrófico del volcán que creó la propia isla de Kauai.

Al igual que las otras islas de Hawai, Kauai integra la parte superior de un enorme volcán que asciende desde el fondo del océano. Estos flujos de lava se originaron hace unos cinco millones de años, convirtiendo a Kauai en la más antigua de las grandes islas hawaianas. Hace aproximadamente cuatro millones de años, mientras este inmenso volcán permanecía en erupción de forma casi continua, una parte de la isla se derrumbó. Un inmenso colapso que formó una depresión, que posteriormente se fue llenando con los flujos de lava. De este modo, los acantilados ubicados en el lado oeste del cañón se componen de delgados flujos de lava que corrían por la superficie del volcán, mientras en el otro lado del cañón, los muros de los acantilados cobraron forma a partir de los flujos de lava espesa y densa que se estancó en la depresión. Siendo tierras basálticas, pensaríamos, por lo general, en sus característicos colores grises o negros, aunque expuestos a la meteorización tornan sus tonos al marrón rojizo debido a la oxidación de sus minerales. Un tono que ha terminado por dominar el multicolor e imponente paisaje del "Gran Cañón del Pacífico".


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Bret Robertson


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Bret Robertson


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Pat McGrath


Vista del Valle de Kalalau desde las alturas del cañón de Waimea.
Michelle


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Joel Solomon


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Joel Solomon


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
John Fowler


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
U.S. Geological Survey


Flores silvestres en el cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Joel Solomon


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Sarah and Jason


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Sarah and Jason


El cañón de Waimea. Isla de Kauai. Hawai.
Tom Bridge