Pin It

Widgets

Kawah Ijen: Un lago tan bello como letal

La meseta de Ijen comprende una región de tierras volcánicas ubicadas al sudeste de la ciudad de Bondowoso, en la provincia de Java Oriental, en Indonesia. Esta área abarca un grupo de estratovolcanes que se encuentran dentro de la caldera del volcán Ijen, de veinte kilómetros de ancho. Esta inmensa caldera cobija a los volcanes Raung, Suket y el Gunung Merapi, que no debe ser confundido con el Merapi de Java Central o el Marapi de Sumatra, pues Merapi se traduce como "fuego" en idioma indonesio, por lo que existen varios volcanes que toman este nombre. Al oeste del Gunung Merapi nos encontramos con el cráter activo del volcán Ijen, que mide casi un kilómetro de ancho y alberga un lago de aguas increiblemente bellas, donde resaltan sus intensos tonos turquesa y aguamarina. Se trata del lago Kawah Ijen, tan famoso por su belleza como por su mortal toxicidad, donde la extrema acidez de sus aguas es producto del ácido sulfúrico que emana del volcán y la intensa actividad de sus fumarolas, que emiten gases y vapores tóxicos en el entorno del lago. En el año 2008, el explorador canadiense George Kourounis empleó un pequeño bote de goma para medir la acidez de sus aguas. La medición resultante indicaba que el lago de Kawah Ijen tenía un pH de 0,5, similar al ácido de una batería de coche.

Históricamente, el volcán Ijen ha entrado en erupción en seis ocasiones desde el año 1796, teniendo lugar la última de ellas en 1993. La mayor parte de estas erupciones fueron freáticas, produciéndose cuando el magma del volcán entra en contacto con el agua del lago, provocando una explosión de vapor y rocas. Aunque realmente, el volcán Ijen puede llegar a ser mucho más peligroso cuando sus erupciones o las lluvias torrenciales conforman aludes de agua y sedimentos que descienden desde las laderas, produciendo lahares catastróficos. En el año 1817, el Kawah Ijen colapsó, produciendo flujos de lodo que destruyeron tres aldeas y noventa casas. El número de fallecidos se desconoce en la actualidad.

Próximo al lago, en el entorno de este cráter ponzoñoso, se encuentra una de las últimas minas de azufre a cielo abierto que perduran en el planeta. En ella trabajan unos cuatrocientos mineros que deben descender cada día hasta el fondo del cráter, donde los pestilentes gases sulfurosos que emanan las entrañas de la Tierra se solidifican al entrar en contacto con el aire. Un trabajo infernal entre vapores tóxicos al que se ven obligados para ganarse el pan, con unas condiciones de seguridad totalmente precarias que acortan su vida drásticamente. Estos trabajadores llegan a transportar más de setenta kilogramos de peso en las cestas de bambú que acarrean sobre sus hombros a través de las escarpadas laderas del cráter. Todo ello, para obtener una recompensa de cinco céntimos de euro por kilo. Este azufre es posteriormente vendido por la empresa que explota el volcán y a sus trabajadores a un precio quince veces superior a la industria petroquímica, para elaborar fuegos artificiales, cosméticos o ácido sulfúrico para las baterías de los coches, además de muchos otro usos, siendo también empleado en la elaboración de fungicidas o en la manufactura de fertilizantes.

El entorno del lago de Kawah Ijen integra un lugar infernal que goza de una belleza natural asombrosa, donde las nubes tóxicas se encuentran permanentemente suspendidas en el ambiente y donde los tonos azafranados del azufre dominan el paisaje, donde el olor es penetrante y cáustico, donde los turistas que acuden al lugar apenas pueden permanecer unos minutos. Una obra de arte de la naturaleza tan letal para la vida como bella.


Lago ácido Kawah Ijen, Caldera del Volcán Ijen, Java Oriental, Indonesia
Jean-Marie Hullot


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Jean-Marie Hullot


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Daniel Julie


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Richard Liblanc


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Berry


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Jean-Marie Hullot


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Daniel Julie


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Paul Hessels


Mineros recogiendo azufre en el cráter Kawah Ijen
Matthew Harrigan


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Richard Liblanc


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Daniel Julie


Lago Kawah Ijen, Indonesia
Daniel Julie